El Naturalista Digital

noticias . sostenibilidad . medio ambiente . Región de Murcia . fauna . naturaleza . vegetación . flora

11/10/2005

EL PLAN URBANISTICO DE ALHAMA REMATA LOS SALADARES DEL GUADALENTÍN

La urbanización de la finca de la Hacienda de San Miguel, nuevo pelotazo del PP murciano

El nuevo Plan General de Alhama de Murcia (http://www.alhamademurcia.es/Urbanismo/pgou.php)
clasifica como suelo urbanizable toda la zona colindante con el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de especial protección para las Aves (ZEPA) de los Saladares del Guadalentín .

La Comisión Europea conoce bien los saladares del Guadalentín ya que la falta de protección de los mismos a través de la aprobación definitiva del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales conllevó la anulación del contrato LIFE y la devolución por la Hacienda de la Región de Murcia de los fondos recibidos.

El Plan general aprobado por el Ayuntamiento de Alhama de Murcia considera como urbanizables sectorizados (US/14/06 y US/14/07) una fracción muy importante de su parte central, LA HACIENDA DE SAN MIGUEL, lo que conllevará un aumento de los fenómenos de fragmentación y aislamiento que deterioran este espacio. Además, estas nuevas zonas urbanizables se sumarán igualmente al desarrollo de un gran polígono industrial (en una parte ya aprobado en el Plan General anterior) que dificultará la conexión ecológica entre las mitades norte y sur de este frágil espacio.

El valle central del Guadalentín está propuesto como Área Importante para las Aves por SEO/BirLife International en el Inventario que el Tribunal de Justicia de las Comunidades han aceptado como documento técnico de referencia.

La designación como ZEPA realizada en 2001 por el Gobierno de Murcia cubrió una parte pequeña, notoriamente insuficiente, de la superficie total que dicho Inventario científico determinó como necesario para asegurar la supervivencia de la especies del anexo I de la Directiva de Aves.

Se trata además de una zona del término municipal muy vulnerable a las inundaciones, como de hecho revela la propia existencia de los Saladares y sus ecosistemas estepáricos y criptohumedales, ramblas, etc.

Por todo ello no se puede entender (¿o sí?) que se pretenda tomar esta decisión si puede haber otros sitios del municipio que no presenten tantos riesgos de alteración de los espacios naturales más frágiles de la Región y peligrosos para la gente por inundaciones.

A todo esto se suma que otra zona también colindante al espacio, denominada UNS/20/00, terminaría por colmatar urbanísticamente la zona sur de los saladares, separando casi totalmente la parte de la rambla de las Salinas y otras reductos de vegetación natural, de la parte del Río Guadalentín.

La clasificación como suelos urbanizables, sectorizados o no sectorizados, de una superficie muy extensa inmediatamente colindante con el LIC y la ZEPA, pondrá en serio riesgo su supervivencia a largo plazo, son lugares peligrosos para la gente por inundaciones y existen alternativas más adecuadas en otro lugares del municipio que no han sido adecuadamente analizadas.

Debería además clasificarse como suelo no urbanizable protegido la franja de terreno situado entre la rambla de las salinas y la autopista del Mediterráneo, ahora propuesta como suelo urbanizable sectorizado (US/15/04) a la altura del polígono industrial, siguiente la misma figura marcada por el suelo no urbanizable protegido NUPP/26/04.

Debería suprimirse del nuevo vial de alta capacidad que desde la intersección de la carretera de Fuente Álamo con la autopista del Mediterráneo, cruzará primero la rambla de las Salinas (LIC y ZEPA, zona de conservación PRIORITARIA) e iría paralela y a muy poca distancia de la citada rambla de las Salinas, favoreciendo también el desarrollo de la zona urbanizable sin sectorizar UNS/20/00.

Debería suprimirse el vial de circunvalación de Alhama, cuya única justificación aparente es precisamente favorecer el desarrollo de las zonas inmediatamente colindantes con la rambla de las Salinas (US/15/04 y UNS/20/00).

Se propone alternativamente que se ajuste su trazado a muy poca distancia y en paralelo a la autopista del Mediterráneo, siguiendo precisamente el corredor de infraestructuras previsto en el actual Plan general y que el Plan ahora aprobado suprime y pervierte.