El Naturalista Digital

noticias . sostenibilidad . medio ambiente . Región de Murcia . fauna . naturaleza . vegetación . flora

12/07/2004

SAN PEDRO DEL PINATAR: Anse considera un fiasco el lugar elegido para la desalinizadora

LA VERDAD, 5 DE DICIEMBRE DE 2004

SAN PEDRO DEL PINATAR
Anse considera un fiasco el lugar elegido para la desalinizadora
Culpa de los retrasos a la Mancomunidad del Taibilla, por no haber pedido antes los permisos para el vertido de la salmuera al mar. LA VERDAD/MURCIA


La Asociación de Naturalistas del Sureste (Anse) ha explicado los perjuicios que está suponiendo la elección en el año 1995 de San Pedro del Pinatar para la instalación de la desalinizadora para la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, ubicada al límite del parque regional y con una barrera marina en la Red Natura 2000.
Anse considera este emplazamiento «una decisión insensata económica y ambientalmente», ya que fue «la peor de todas las posibles, sin fuentes de agua salobres fácilmente accesibles». La citada barrera marina es de 5 kilómetros e incluye un hábitat de interés comunitario «prioritario».
El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha autorizado el vertido diluido del agua de rechazo procedente de la planta desaladora del Nuevo Canal de Cartagena al mar con carácter provisional y temporal.
La Comunidad Autónoma aprobó en el año 1999 una declaración de impacto favorable para esta desaladora bajo la condición de que se ejecutara previamente un emisario submarino para la evacuación de la salmuera de más de 5 kilómetros de longitud, cuyo coste aproximado era de unos 14,4 millones de euros.
Anse denuncia que, aunque la Mancomunidad de Canales del Taibilla sabía desde el año 1999 de la obligación de construir dicho emisario, no pidió el correspondiente permiso de ocupación del dominio público marítimo-Terrestre ni la autorización de vertido al mar hasta casi tres años después, en mayo de 2002.
Anse recuerda, finalmente, que nunca «se ha opuesto de forma absoluta al funcionamiento de la desaladora de San Pedro, sin perjuicio de las críticas a la insensata decisión de su emplazamiento y al desmesurado incremento del consumo de agua para usos urbanos».