El Naturalista Digital

noticias . sostenibilidad . medio ambiente . Región de Murcia . fauna . naturaleza . vegetación . flora

11/29/2004

Ecologistas en Acción de Murcia apoyan paralizar las obras del túnel del Talave

Aseguraron que el trasvase de agua entre Talave y Cenajo sólo obedece a los intereses del Sindicato Central de Regantes, la especulación y los proyectos urbanísticos.

Juan Antonio Conesa y Héctor Quijada, pertenecientes a la organización Ecologistas en Acción-Región Murciana, visitaron ayer el Ayuntamiento de Hellín y durante más de hora y media estuvieron reunidos con el alcalde de la ciudad, Diego García.

Posteriormente protagonizaron una comparecencia conjunta ante los medios informativos, en la que ratificaron la oposición de esta organización al proyecto del túnel Talave-Cenajo, asegurando Juan Antonio Conesa que esta obra no está justificada con el hecho esgrimido de la mala calidad del agua que llega actualmente a través del río Mundo:

«Si esto fuese así y se objetasen las condiciones del agua en la ultima parte del recorrido del río hay medios para cambiar la situación, quitando los sulfatos existentes con plantas potabilizadoras --añadió-- pero lo cierto es que el proyecto del túnel obedece a las intenciones del Sindicato Central de Regantes de Murcia, que pretende esquilmar hasta la última gota de agua, existiendo una actitud netamente especulativa con la misma, además de las enormes iniciativas de construcción y turísticas que se han programado en muchos municipios de la región, con abundamiento de campos de golf. Si el túnel se realiza se perderán los últimos veintidós kilómetros del río Mundo y todo lo que actualmente existe en dicho entorno, sólo para saciar una actitud especuladora con el agua en la región murciana». Conesa siguió indicando que si se pretende mejorar el abastecimiento humano hay otros medios para hacerlo, añadiendo su desconfianza ante lo que había acontecido con el llamado caudal ecológico del Trasvase, ya que a partir del Azud de Ojos, el río Segura había dejado de existir, aunque desembocase en Guardamar. Ante todo ello se ratificaba en contra del túnel, por encima de cualquier interés político, asegurando que posicionarse contra esta infraestructura no significaba estar en contra de los intereses de los murcianos, tal y como se estaba intentando hacer creer en aquella tierra por algunos sectores mediáticos que siguen dando a conocer un discurso único y unido.

Finalmente también expresó su postura contraria sobre el Trasvase Tajo-Segura y adelantó que en Murcia se esperaba el comienzo de las obras del túnel esta misma semana. Por su parte Héctor Quijada, ratificó las opiniones de su compañero, incidiendo en que el túnel es una sin razón, promovida en base a la enorme actividad urbanística que se estaba realizando en Murcia, incluso en terrenos dedicados hasta ahora a la agricultura.

Reivindicaciones municipales. El alcalde de Hellín volvió a reiterar que el proyecto era lesivo para los intereses de Hellín, asegurando que el río Mundo perderá su hábitat natural, al pasar de los veinte mil litros de agua por segundo que transporta actualmente a sólo trescientos, añadiendo que si el agua que se quiere llevar a través del túnel fuese solo para consumo humano no tendría razón de ser que el diámetro del mismo fuese superior a los seis metros, ante lo que estaba claro que se pretendía almacenarla en el Cenajo y repartirla por canalizaciones subterráneas a la zona de Levante, solicitando de la ministra de Medio Ambiente que haga honor a sus manifestaciones contrarias a los trasvases impidiendo esta obra, a la vez que planteaba como reivindicaciones que la Confederación Hidrográfica del Segura abra una oficina en Hellín para escuchar a los diecisiete ayuntamientos afectados y que estos tengan capacidad para poder decidir sobre los temas que les afectan, al igual que sea también escuchada la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha.

Además de ello solicitó que se tenga en cuenta el sentir ciudadano en estos últimos cinco años de lucha, siendo inadmisible querer fomentar la riqueza de unos en detrimento de otros y finalmente, si se imponían las obras, que se garantice la pervivencia del río.